La relación nos hace personas. Cuando el niño/a sale de la seguridad del vientre materno, necesita el vínculo para poder sobrevivir. Ese vínculo le mostrará quién es y hasta dónde puede llegar. En Zumaiena, esta relación es la esencia de nuestro trabajo. Ofrecemos a los niños/as relaciones seguras y ricas para que desde esa seguridad cada uno/a se desarrolle tal y como es. Queremos despertar en los niños/as el gusto y las ganas de aprender, utilizando todos los recursos y espacios a nuestro alcance. Trabajamos el interior y el exterior de la persona, y lo hacemos tanto en espacios interiores como exteriores, aprovechando las infinitas posibilidades que nos ofrece la naturaleza… trabajando juntos, con nuestro norte bien definido y llenos de ilusión.