Vivimos y experimentamos miles de sensaciones a lo largo de nuestra vida. Pero es en la infancia, cuando las experiencias vividas y sentidas cobran mayor relevancia, influyendo directamente en la construcción de la personalidad.