Jugar en la naturaleza, aprender de ella,
Empaparnos de vida, disfrutarla
sentirla en nuestra piel,
Contar, observar, soñar… ¡VIVIR!

El verdadero aprendizaje se adquiere por los sentidos,
Se transmite de corazón a corazón.
Soñemos con nuestro BOSQUE MÁGICO.