Seleccionar página

En el taller de fin de curso de infantil los/as niños/as, familias y educadoras tuvimos la ocasión de jugar, sentir, vivir y alejarnos de patrones estándares de juegos que nuestra sociedad nos impone.

El cuerpo, es el mayor instrumento que posee el ser humano para conocer el entorno y manipularlo. Un cuerpo como mecanismo de juego y expresión.

En este taller tuvimos la ocasión de aunar ese cuerpo, el pensamiento racional y todos esos objetos y materiales que día a día desechamos. Con ellos, pudimos poner en práctica la imaginación y la creatividad, creando objetos y juegos diferentes.

¿Acaso no es eso EL  ARTE DE JUGAR?